¿Cómo cuidar y mantener una barbacoa? Consejos

Cuidados de una barbacoa

¿Acabas de finalizar una barbacoa en casa con familiares y amigos y ahora no sabes qué cuidados requiere para que no te estropee? A Fuego Chimeneas te vamos a dar unas pautas para que tengas tu barbacoa, año tras año, en perfectas condiciones.

Limpieza de una barbacoa

Cuando usas una barbacoa, ya sea de carbón, leña, gas o eléctrica, hay que limpiarla una vez finalizado el día. Dependiendo del tipo de barbacoa del que dispongas este proceso puede ser más o menos complejo. 

limpieza-de-una-barbacoa
Estas chimeneas no se pueden limpiar con agua porque se quedaría embarrada de la ceniza.

Pasos a seguir a la hora de limpiar una barbacoa:

  • En el caso de las barbacoas de carbón y leña lo primero que hay que hacer es retirar toda la ceniza y restos quemados de la barbacoa con un cepillo. Hay que evitar no echar agua en el interior porque, si se echa agua, la ceniza se convertiría en barro.
  • Las parrillas movibles, las que se pueden quitar de las barbacoas, se pueden lavar en el lavavajillas o en una pila frotando con un estropajo. Sin embargo, las parrillas que están fijas en las barbacoas, hay que eliminar primero todos los restos de ceniza y, posteriormente, poner agua con bicarbonato para eliminar toda la suciedad.
  • Hay que limpiar cuanto antes los restos de comida que se quedan pegados en la parte de abajo, se pegan muy fácilmente a la barbacoa y pueden terminar dañándose. La parte inferior de las barbacoas, recomendamos que se froten con papel de periódico los restos que se han quedado pegados antes que con cualquier otro estropajo que pueda arañarla.
  • Muchas barbacoas de gas y eléctricas están fabricadas de porcelana, en este caso, la limpieza se realizará con un limpiacristales.
  • Las ventajas que tienen las barbacoas de gas y eléctricas es que, si se ha quedado algún resto de suciedad incrustada, que no se ve o difícil de quitar, cuando enciendes las barbacoa se va quemando y eliminando esos restos de suciedad.

Mantenimiento 

Tras finalizar el día en familia o con amigos, es muy importante que, una vez se haya limpiado la barbacoa, se guarde en una funda.

Existe una gran variedad de fundas para cada modelo y tamaño de barbacoas. Estas fundas son vitales para que las barbacoas se mantengan en perfectas condiciones año tras año.

Son muchas personas las que durante los meses de invierno no usan sus barbacoas y no las tienen guardadas con una funda. Gracias al uso de estas fundas evitas que las parrillas de la barbacoa se oxiden y que las gomas de las barbacoas de gas se estropeen con el frío, las humedades y lluvias.

mantenimiento-de-una-barbacoa
Durante los meses de invierno, o cuando no se usa, es conveniente cubrirla con una funda para que no se estropee.

Limpiar el óxido de las rejillas es uno de los procesos más costosos y complicados de las barbacoas. Para eliminar el óxido hay que lijar, con una lija muy fina de metal, toda la superficie y, una vez finalizado el proceso, hay que proceder a pintarla de nuevo.

Si una barbacoa eléctrica la dejas durante todo el año a la intemperie, con funda o sin funda, es muy probable que cuando vayas a usarla no funcione. Una barbacoa eléctrica no la puedes dejar nunca en la calle porque con la lluvia se estropea y deja de funcionar.

Si tienes una barbacoa en mal estado o acabas de comprar una barbacoa y tienes miedo de que esta se te estropee, puedes contactar con nuestros expertos de A Fuego Chimeneas. Ellos te asesorarán, encantados, sobre todo lo que necesites saber y te resolverán todas las dudas que tengas.